Las cosas que aprendí

Pida su libro al correo: seshatediciones@seshat.co

ultima caratula    contraportada1

Editorial: Taller de ediciones Seshat
Páginas: 80 páginas
Dimensiones: 17.5 x 12.5
ISBN: 978-958-46-9298-6
N° de edición: 1ª
Precio: $25.000 pesos
$ 10 dólares USA
€ 8 euros

+costos de envío

La Poseía de la Autopsia, es una poesía visceral, que intenta una exploración crítica a los más insondables estratos del abismo humano; en este sentido, es confesional y su proceder está dado por el vaivén de cada asonada, de cada estruendo que ha llevado la vida del poeta a lugares reveladores y significativos.

El ciclo de Iniciación, cuenta con cuatro poemarios; 1. Las cosas que aprendí; 2. Las evidencias rescatadas; 3. El énfasis encontrado y 4. La euforia otorgada, que mantienen el rigor de la auscultación, de ese escudriñar en uno mismo y que consolidan de manera sensata una suerte de memorial de la autopsia.

La presente publicación La Cosas que aprendí, es el poemario que inaugura la serie. Creado bajo los designios de la imagen y el símbolo, es un libro de imágenes continuadas dadas a la adecuación de una cadencia que busca su justificación en versículos que expresen la ondulación rítmica a partir de comienzos apasionados, procesos reflexivos y finales climáticos y anticlimáticos.

MITO

Sobre esa tierra de orillas

y extremas limaduras de playa naufragando

el hombre varó estrepitoso de espuma y de algas

como si hubiese atracado en el abandono.

Cuando removieron el ataúd

un olor nuevo escapó al mundo

y todos comenzaron a inventar un credo.

Encontraron letras en la penumbra de su pectoral

y desistieron por ello de atribuirle los días,

supieron que los ojos de ese muerto

habían avizorado la noche

más que cualquier otra desgracia

y entonces, le inventaron el timbre de su voz

y aprendieron a escucharlo en la soledad.

Su tiempo fue

como el pan que acaba de salir de un horno,

como un amanecer después del apocalipsis.

Atemorizados

utilizaron el martillo

para sellar la imagen

de esa trasegada descomposición

y olvidaron que antes de arrimarlo a su suerte

se habían ilusionado

suspendiendo en él sus dilemas.

Las mujeres no dejaron nunca

de recolectar sus crepúsculos.

Un día se habló tanto de la vida que le inventaron

que fue necesario llorarlo para poder dormir.

Al final,

todos partieron

sin grabar en la memoria

un epitafio para nombrarlo en la ausencia.

El candado fue puesto justo en el olvido

y fue como si nada hubiese pasado.

Mudos, repletos de dudas,

lo devolvieron al mar.

Entre las olas se fue alejando el mito, ineludible.

 

Un comentario sobre “Las cosas que aprendí”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s