3 poemas de Vicktor Gordillo

14508538_10154512195554933_1886437795_n

Vicktor Gordillo

Poeta Ecuatoriano. Ingeniero de profesión. Un perro romántico que ha comenzado una propuesta anclada a los vicios de la tecnología. Su lenguaje cotidiano permite establecer un diálogo directo con la desnudez  del hombre que va por las calles de la ciudad y que en la noche regresa a su computador y sus silencios. Tiene dos libritos que dicen lo que deben decir sobre el amor. El mundo contemporáneo le ha enseñado a producir textos mediáticos pero su voz es la del bardo enamorado ante los balcones.

 

S.O.S SACÚDETE TIERRA

Recuérdanos que son nuestras tus heridas

somos todos de las consecuencias protagonistas,

pero concédenos el regalo de nuevos días

para hacerte publicidad veintisiete horas al día.

Desata el estruendo hasta tus arrabales

despierta al aire, al mar, al cielo y tierra,

enséñanos los temas esenciales

que los hermanos no se envilezcan en cosas triviales…

¡Agítate!, que pocas pintas le queda a tu sangre quemada

te desangras y los que perdemos sin hacer nada,

son muchos idiotas por convicción

repartiéndose sobre la mesa tu corazón.

Revela la insensibilidad humana

del “me importa” hasta la ventana,

invoca de nosotros la lealtad del animal

que se cierre un puño la humanidad.

Escápate de las cumbres internacionales

donde no tienen idea de los problemas reales,

despabílate con los mercaderes del poder

la izquierda y derecha sin ti va a perder.

Sacúdete madre Tierra…

destruye con amor la amenaza nuclear,

las muertes vestidas de civil y militar,

descubre la conciencia mundial,

en calor de la mano al natural,

las fronteras en libertad,

¡sacúdete tierra!

¡sacúdete tierra!

MUJER ABISMAL

Al borde de su abismo

disuelto en sensaciones niebla y viento

que estrujan los poros de la piel,

el silencio buscando silencio…

y ya no puedo hablar,

y ya no puedo escuchar,

¿Debo acaso dejarme caer al abismo de sus ojos,

en horas de silencios,

                                      arrullos,

                                                      verdad

                                                                      y blasfemia?

El viento desnuda fragancias,

La niebla me envuelve en perfume,

Tropiezo,

caigo,

¡aún estoy vivo!,

¡Aún existo…! Pero ya no pienso.

PUNTUALMENTE ELLA

Primeramente su mirada,
básicamente su locura,
fundamentalmente su sonrisa,
imponderablemente sus mañanas,
esencialmente sus labios,
principalmente sus manos,
básicamente su voz,
sustancialmente su sexo,
precisamente su ayer,
cardinalmente su sur,
primordialmente su espíritu,
inicialmente su día,
originalmente su noche,
puntualmente ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s