3 poemas de Carolina Cardenas

14567430_10153914694371088_6266541164904968405_o

Carolina Cárdenas:

Una creativa que pareciera multiplicarse en todo lo que hace. Su obra comprende desde la edición hasta la fundación de nuevas maneras de leer. con esas gavias puestas sobre los masteleros de su corazón la poeta ha logrado dirigir nuevos talentos y concentrar sobre su cabeza atribulada premios y menciones, becas y publicaciones. Actualmente anda sacándole humo a las palabras en una columna que escribe para el periódico El Mañana de México

 

El llanto de los perdidos

 

En esa fosa parecían reposar todos los cadáveres del mundo,

de sus huesos colgaban aún pedazos de piel, de memorias.

Las madres acariciaron con sus labios los restos de sus hijos.

Los hombres señalaban ese gran abismo de muerte.

 

Un trazo de dolor se veía en ellos,

desfigurando sus espíritus.

Algunos en genuflexión besaron los pies de las madres.

El abrazo de esas mujeres abarcó el cielo lluvioso.

 

Entre las grietas de los días se filtraba

el silencio gigantesco de los muertos,

el gemido de las víctimas y los asesinos,

el sollozo que deja la sangre vertida,

en tierras de orfandad y nada.

 

En las pupilas de los asesinos hubo llanto,

un lamento que se perdía

entre las columnas del tiempo.

Uno que parecía angosto como su pasado,

y sordo para los mortales.

 

Ojos cerrados

 

Sutil te sumerges como un pétalo en mi boca,

levitan tus manos sobre mi piel, águilas hambrientas.

Un cálido viento recorre mi cuerpo

haciéndome olvidar que existe un tiempo.

Somos uno cuando cerramos los ojos

y el cielo con sus estrellas cae sobre nosotros.

 

Introspección

 

Soy agua

que resbala por las grietas del mundo.

Soy árbol, raíz anclada a la tierra, al tiempo.

Soy sonido que vuela por los campos escuchándose,

y silencio que aletarga atardeceres.

 

Sin embargo, a veces, no quiero ser agua

que viaje por el caudal de la existencia,

sino tumbarme en el césped,

desprenderme de mí misma en la noche.

Intentar ser invisible,

navegar en mis oídos.

Convertirme en ráfaga de tiempo

que al final se hundirá

en las profundidades de los sueños

inventados por la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s