3 poemas de Pablo Echeverría

biblos

Pablo Echeverría:

 Ecuatoriano de la cohorte más advenediza, la generación Y; él la lleva en sus venas como si sólo se tratara de un gaje del oficio ya que su memoria pertenece a la historia de un mundo donde escribir era el pago posible que se hacía con el corazón en los dedos. su cabeza atribulada de nueve del Cotopaxi, está en estos momentos intentando terminar una carrera justa para seguir comunicando su lio con el mundo. Más allá de sus poemas está el soñar, el querer que es ya un empezar a hacer. El poeta juega, lleva un cuarto de partida.

 

 

Mi vida rompiéndose

Sobre mi cuerpo el cansancio

el sueño eterno

la tristeza y el odio.

Sobre mis ojos la lluvia y la neblina que se devora al mundo entero

Sobre mis labios la noche y un grito de ayuda desde lo lejos

Sobre mi rostro una llaga incurable que me condena al perpetuo silencio

De este sueño nada, nada más que el horror de ser otro, o el mismo, todo el tiempo

Al despertar, mi vida en pedazos nuevamente.

La noche más larga

No somos la noche más larga.

No somos, ni fuimos la vida corta que esperábamos.

No somos, ni estamos en donde deberíamos.

No bebimos en las alcantarillas.

No ligamos a las mujeres más guapas.

No concretamos el suicidio en masa.

No tenemos el cuerpo de un hombre (escondido en la cajuela).

No perdimos a Pedro en la secundaria (sin contar que ahora se llama Elena). No creeremos en Dios (hasta que Elena se embarace).

Somos solo un desierto de ideas y un trío de payasos malhumorados.

Somos otro peldaño en el porcentaje de desempleados en la madre patria.

Somos los espectros de una generación espontánea que solo escuchó a JJ en el iPod de un amigo.

Somos la fuerza bruta encarnada en cuerpos pálidos e hilarantes.

Somos el pánico de la noche, el analgésico de la abuela y los dedos de quinceañera descubriendo su cuerpo. Somos el arma en la sien del suicida; somos la bala y somos el hombre que aprieta el gatillo mirando en el espejo su cuerpo desnudo (lleno de lágrimas).

Somos la parodia de la muerte en la portada del Extra. Nos venimos sobre el “Lunes sexy” y al terminar, caemos en cuenta que las vaginoplastias y las cirugías reoperatorias tienen mejores resultados cada día.

Somos. No somos. Fuimos. Estuvimos. Lloramos y crecimos. No somos la noche eterna. Fuimos la muerte desnuda frente a la orilla del mar. Somos Paco, Elena, Pedro, Mario, Santiago y el desaparecido Miguel. Somos la noche más larga y en las mañanas, solo somos la sórdida caricia de un engaño.

_________________

De mi boca solo un gemido y de mis manos

que me recubren la cara,

un par de lágrimas.

De mi cuerpo el estertor de estar vivo,

de abrir mis ojos como ante un sueño y

pedirle al cielo que me atraviese una espada el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s