3 poemas de Fabio Andrés Delgado

11141743_10152943702907844_2766456290562718037_o

Fabio Andrés Delgado:

Suachuno de guaca y alpargata modelo 1985. Profesor de ciencias sociales que se dedicó a seguirle los pasos a Apollinaire y Trakl, o como quien dice, se perdió en algo que no sirve para nada y sirve para todo. Sus escritos han aparecido en casi toda sur américa y  por si fuera poco como buen maestro ha incentivado varios colectivos artísticos siendo gestor y promotor muchas veces. Por ahí anda su poemario Asma ahogando lectores.

VOCES DE QUIMERA.

La ciudad anda llena de lienzos

que se van doblando en las esquinas,

entonces el artista intenta pincelar el silencio

al que luego le dirá posteridad.

En las bibliotecas se entonan discursos

como si fueran himnos

destajando sueños,

se va haciendo un eco en el cuarto

que se pregunta

¿Qué es el arte?

Y mira cómo se desdobla el académico en su repisa,

babeando en sus réplicas de Dalí

en los libros de Tzara que descansan en una urna de cristal

Una fotografía de Borges tan ciega como su mirada.

¿Qué es un artista?

Aúlla el crítico

en su intuición de ebrio

buscando que beberse como si fuese el último vino de su vida

recorriendo las imágenes de una Woodman que decoran su escritorio,

 

El señor Rimbaud,

amó tantos las estrepitosas noches y les cantó con tal fuerza

que se fue inventando las huellas de un nuevo Poe,

escondido con sospecha

entre el licor y los libros de la larga Francia de Baudelaire.

¿Qué es el arte,

señor catedrático?

Pregunta el interlocutor en el canal cultural de la televisión,

Este con maestría, pasa por los manifiestos de Bretón,

los clásicos del mediterráneo

o las publicaciones de estudios presumidos

donde nadie entiende lo que se dice

pero se aprueba por ser brillante.

¿Qué tipo de arte existe?

Con lectores atormentados

leyendo lo que se debe leer

muchas veces sin entender,

existe el que odia a dios

una orgia de mefístos girando entre cocteles.

Existe el que condena al diablo

en escrituras rebuscadas

cuando gimen en la plaza su verdad

¡la única verdad!

Existe el anti-arte

inclusive el pro-arte.

Con un fausto vendiéndole el alma al editor

los pocos anhelos que le quedan.

Hay arte oscuro

y dicen que es de aquelarres, velas y gatos.

Hay arte blanco

tan modesto como falso.

Y los suicidas

tan pecadores los suicidas,

cultos de muchos

que pretenden su rebeldía,

hasta de vez cuando intentan quitarse la vida.

¿se preguntará por el arte la tarde gris de Pizarnik?

¿se cuestionará el aire caliente del timbal de la cabeza de Andrés?

¿o Alfonsina vistiéndose el mar en las manos?

¿Quién le dijo a Silvia Plath que respirará hondo sus versos?

¿Arte?

¿Hay arte en las paredes colmadas de sangre?

¿En comunistas tercos, anacrónicos y nublados?

¿En capitalistas asesinos, prejuiciosos e idolatras?

Solo veo una sociedad que camina a sus abismos

intentando una locura y una rebeldía de comercial publicitario.

Entonces que te puedo decir,

si de todos los caminos que me encuentran

me toco un largo laberinto

por el que aprendí de la pasión

hasta quedarme sin respuestas.

Aprendí a subirme en una quimera

gritando idioteces

en este pueblo que se arruina de a pocos

buscándole voces al barro,

para olvidar tanto de lo que se dice

en inventar un castillo del que no se me da la gana salir.

ANACRONISMOS

Entro; cambiamos unas cuantas convencionales y cordiales palabras y le doy este libro. Si no me engaño, usted no me malquería, Lugones, y le hubiera gustado que le gustara algún trabajo mío. Ello no ocurrió nunca, pero esta vez usted vuelve las páginas y lee con aprobación algún verso, acaso porque en él ha reconocido su propia voz, acaso porque la práctica deficiente le importa menos que la sana teoría. En este punto se deshace mi sueño, como el agua en el agua. La vasta biblioteca que me rodea está en la calle México, no en la calle Rodríguez Peña, y usted, Lugones, se mató a principios del treinta y ocho. Mi vanidad y mi nostalgia han armado una escena imposible. Así será (me digo) pero mañana yo también habré muerto y se confundirán nuestros tiempos y la cronología se perderá en un orbe de símbolos y de algún modo será justo afirmar que yo le he traído este libro y que usted lo ha aceptado.

Jorge Luis Borges (A Leopoldo Lugones).

 

 

La palma de la hoja

marca un millar de ríos

al suspenderse continuamente la lluvia en su cuerpo.

Al cruzar un destello de luz en el rocío que muere en la tarde,

la oscura noche serpentea en el viento.

En ese instante, yo

ensillo el caballo negro de Aurelio Arturo,

que vaga el sur de los pastos

de la canción que fue su infancia.

DESDE LA CONDUCTA

 

La bolsa de valores

el precio del dólar

el despertador en la mañana

el canal de noticias

sus mentiras excedidas.

el olor del tostador en la cocina.

El pan mojado en el café

los servicios públicos

el sector financiero

verte el sábado en el almuerzo

el domingo en el cine

llegar a tiempo al trabajo.

El shampoo de fresa

el jabón de avena

mi perfil de facebook,

ese que no soy que dicen que soy

toma decisiones y es libre.

Instagram y los gestos

de felicidad que debo hacer en selfies.

Whatsapp:

Los besos,

Las conversaciones,

Las incógnitas,

La voz en la distancia,

Los grupos de gente que no son reales.

El teléfono móvil

Que nos hace todo.

Termina viviendo por nosotros.

El baile MTV donde todos son sexis

pero nadie baila con nadie

la ropa de moda

la música de la emisora

Youtube y sus millones de visitas

Los Youtuber y su montón de cosas dichas.

Entonces soñar se hace más difícil

Imaginar,

un trajín que vamos olvidando

pensar es un crimen

y la poesía una invitación al delito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s