3 poemas de Francisco Ballovera Estrada

DSC_0383

Gutí-Fôgo BADJÁ TOIB (Francisco BALLOVERA ESTRADA)

poeta de origen annobonés, natural de Anghändji, y nacido en la ciudad de San Antonio de Palea en la isla de Annobón, en 1980. Tras concluir sus primeros estudios en su isla natal, se traslada a Malabo (capital del país) para proseguir con los estudios secundarios y superiores. En Malabo, los susurros de las musas le empiezan a dictar poesías, fruto de ello, teje sus primeros poemas, Lago de paz y El poeta en la orilla del mar. Hasta 2001 publica una de sus composiciones en la extinguida revista cultural El Patio, de la entonces CCH-G (Centro Cultural Hispano-Guineano), se trata de la obra El eterno viaje, tres años más tarde, gana el Primer premio de poesía con la obra Guitarra, en la primera convocatoria de poesía, tras la inauguración del nuevo complejo de CCEM (Centro Cultural Español en Malabo) con ocasión del Día Mundial de la música. También publica La Huella en el semanario estatal, Ébano y en el Calendario Cultural de CCEM dedicado a la isla de Annobón en 2007 publica Lejos de mi tierra del mismo modo publica la obra Prisión en la nueva revista de CCEM Atanga. En el año 2013 obtiene un Diploma del Certamen Literario “12 de Octubre” por haber participado y ganado el Premio en la modalidad de Poesía, organizado por el Centro Cultural de España en Malabo. Obra, el secreto de los libros, que fue publicado por loa mares de Guinea-Biblioteca Digital AECID. En el año 2014 la Alianza Hispánica le publica un libro de poesía titulado Caminando por África. Francisco Ballovera Estrada ha publicado en el Colectivo rio negro, se trata de su obra Mil Novecientos Ochenta así como también le publica el “2384 REVISTA LITERARIA” en el número 11 de “atanga” (Revista cultural del Centro Cultural de España en Malabo) El Rio Cónsul. La misma poesía ha sido recogido en poetas siglo xxi- Antología de Poesía Mundial + 17.900 poetas. Editor: Frenando Sabido Sánchez. Y, el 29 de abril de 2017, le otorgan un Certificado por haber quedado en segundo lugar y ser subcampeón de la 1ª edición de Concurso de Relatos Cortos del Premio Literario Fundación Martínez Hermanos (FMH), concurso celebrado por el Centro Cultural de España en Guinea Ecuatorial.

 

SOY PLAYERO

 

Soy playero,

inmortal guerrero contra las temporadas;

nací junto a las fragancias de la mar

con sabor salino en la boca,

en la sangre, en la piel.

 

Soy playero,

marinero de norte y de sur,

de noreste y de sureste…

hijo legítimo de la verdadera mar enfurecida,

la mar cristalina y azul insulana.

 

Soy playero,

mis mensajes no caen en tierras mojadas

ni en tierras desérticas se atreven.

Caen en la profundidad de la salina

y atrincherada mar del sur;

la mar fértil, única, como la celeste Gloria.

 

Soy playero,

orgulloso bantú, pero de la era

turbulenta y de sin rumbo. Aquí bebí de toda tú, mar;

cuando tomo mi cayuco

y mi remo para zarpar e ir a la pesca,

nada me tiemblan las marejadas.

 

 

Soy playero,

hábil pescador sobre la mar;

si furioso comienza a soplar el vendaval,

me abstengo porque no veo, en medio de la mar,

dónde ir a cobijarme ni dónde agarrar.

 

Soy playero,

… no quieren saber nada de la airada ni mansa mar;

en cambio, son todas playeras y playeros.

A la mundicia celebrar solo van,

aun soplando o no el huracán,

¿verán allí otro lugar donde agarrarse?

 

Soy playero,

quisiera ser siempre…

y no deberíais tener género,

lago y mar.

 

Soy playero,

y mi amada playera;

hijas e hijos, todos de la mar.

 

MIL NOVECIENTOS OCHENTA.

 

Nació ayer un gallo placentero;

entre sangre, piedras

y huesos caen sus plumas,

en el gallinero…

 

Voy a burlarme de ti,…

a ritmo del viento. En forma de álgebra,

en forma de raíz cuadrada:

Lo que yo nunca entendí.

 

Diecisiete días había,

en medio de sol yaciente. No, entre dieciséis

y quince días, en calma. Te mentía,

eran los días catorce,

trece y doce la magia.

 

De ninguna manera,

un día diez, once

y nueve era

lleno de consuelo, de goce.

 

Nada de lo anterior fue así,

tampoco tenían el ser

ni en mil novecientos setenta

y nueve había qué ofrecer.

 

Voy a burlarme de ti,…

Nace el diecisiete de junio

un gallo placentero. No,

¿me equivoqué, granjero?

era en mayo, seguro

y entendiste mal.

 

Jamás fue el año mil novecientos ochenta,

ni el día diecisiete de junio:

Es un martes, ¿entre las diez

y once horas de la mañana?

En medio de sangre, munición,

huesos y cantos a la vez.

 

Había llorado antes el mástil

en enero. En febrero cree haber perdido

el feto. Entre el mes de marzo, abril

y mayo, atrás había dejado el fogoso estruendo.

 

Voy a burlarme de ti,…

A ritmo de la épica temporada,

en mes de mayo. Sí, diecisiete de junio,

en la arena desangrada cae la criatura;

en mil novecientos ochenta,

en medio de la cruel y vil dictadura.

 

37 AÑOS DESPUÉS

 

Treinta y siete años de ensangrentado camino,

de escombros, de dolor y de hierros,

de furias y de desengaños…

y… ¿A ésto llamas progreso?

 

A esto vienes llamando democracia, año tras año,

desarrollo y bienestar de los pueblos,

¿Cómo te atreves, sátrapa?

 

Esta larga vida y época vivida es más de sufrimientos

que de armonía y felicidad…

No creo en los demonios

ni en los ángeles de la eternidad.

 

Ay, lo que duele la vaciedad, las largas veredas

huecas y las llagas causadas.

El desvanecer de la esencia pura,

obligada a perder todo en los cauces

demenciales de un señorío cualquiera

y longeva como la de 37 años sin luces.

 

Escupe tú, guineo-ecuatoriano,

de tu boca el recelo y el sí a la dictadura

que cicatriza la luz.

Provoca convulsión al sátrapa,

no importa el golpe ni la tortura.

 

Escambrosas y espígales senderos cultivas, 37 años,

¿A dónde te llevaste a la de virtud… y a la cultura?

Purpuras mal, todo sobre ensangrentados paños;

luego jactas e imploras la paz, ¡locura!

 

No creo en los demonios

ni en los ángeles de la eternidad…

Soy de carne y hueso: barros y aliento.

 

Si en mí se cuece la enigmática y mágica pelea de ambos,

pues vivo en la crueldad y bondad del prójimo;

si en algo he ofendido, Dios,

pido clemencia, pido piedad.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s