Selección de poemas del Taller Muyquyta

En esta selección presentamos algunos poemas de los integrantes del taller Muyquyta.

Los diferentes registros demuestran el avance y la madurez a los que han llegado cada uno de los poetas.

Espero que los disfruten:

 

19905060_10154897371787106_8770175250721063644_n

Alexandra Achury:

de Bogotá. En los días cotidianos es diseñadora, en los días normales toma fotos que sube a la red, a veces, hace catarsis y escribe.

ABISMO

 

Como marionetas, giran las manecillas del reloj

se detienen en un falso gris

la tierra polvorosa, infértil, se multiplica en el paisaje,

otras historias fueron otros días.

La avaricia carcome el planeta

estamos atrapados

entre el ego, la lastima y la compasión

la falsedad es una divisa

la hipocresía también suma

estamos rotulados.

El cielo empieza a crujir

esta tormenta es un látigo

que golpea en seco

Pahhh!!!

El Silencio se prolonga.

Sonríe!

Es tu última selfie.

 

daniel

Daniel Hernández:

……. ama montar en bicicleta, ilustra, a veces, se queda lelo mirando el cielo.

DOS CURAS

 

La imprudencia mutilando

El sueño del abatido

Que duerme a espaldas

De un muro, que jura

Trasmutar las decisiones

Deletreando la consecuencia

En horas de claustrofobia.

 

El silencio

Como un niño arrebatado

Busca sus juguetes en la oscuridad

Para desahogar antojos

Y desatar puertas

Que desertan memorias

Y contraen quereres,

Mientras se derrama el viento

Que labra mis manos de barro

Sucias menciones y acciones

De olor negro

Devoran la ira

Incrustada por un ayer

Que ha dibujado

Cicatrices en un cuerpo

Que expulsa indeseables ansias

De intentar renacer

De las cenizas de un tronco

Que mutilado

Da sabor al insípido aire citadino,

Aire que camufla una mirada de envidia

Hacia quienes nos arrastramos

Por la curvas de un terreno

Cubierto de caricias caídas

Por manos sin causas

Despojadas del abrazo de la carne

Y secuestradas por la tiesa manía

De rasguñar hasta hacer sangrar

El pellejo de la noche.

 

12038361_1140374059314304_8321101575834404233_n

Daniela Sandoval:

rola, estudiante universitaria, ha comenzado una revista de literatura.

LA CENA

 

Ella me toma con sus manos de fósforo

Me lava contra el suelo gris brillante

Me levanta suavemente hacia su pecho de cartón

Me agarra suavecito por debajo

Y me comienza a desnudar

Me arranca la vestimenta oscura

Me desfigura las sonrisas

Me hace cosquillas con la lengua de la muerte

Y luego de destruir la asimetría de mi cuerpo

Me arroja junto con las demás papas

De la olla

Que está hirviendo en el fogón.

 

lida1

Lida Gelvez:

abogada de profesión. Poeta por pasión, su sinceridad es un lenguaje que nos falta.

LA VERDAD

 

Es que el mar encalla en la playa,

el astronauta quiere saudade,

el árbol sueña que vuela

los peces se preguntan para qué la tierra.

 

La verdad es una puta.

– ¡María Magdalena no huyas! Soy yo,

Soy Jesús –

 

Imagen1
Alejandro Sánchez:

filosofando anda, tiene un corazón siempre dispuesto a la ternura.

V

Divaga tranquila la mirada

sentado en los placeres domésticos

y elige

– perezoso semidios –

que no quiere cazar

sino por la diversión

única

y el placer de jugar

 

mariela
Mariela  Barreto

Abogada enamorada de la mística palabra.

RESURRECCIÓN

 

Voy con mi palabra

a cuestas…

como el Maestro

hacia el calvario.

 

Descenderé hasta

mis propios infiernos…

luego, al tercer día

resucitaré de entre mis versos.

 

juana

Juana Villa:

artesana, escritora de la cotidianidad y la denuncia

El ALTO COSTO DE LOS DÍAS

 

La noche tiene manos de asesina,

se desquicia en mi frente, me hace cuchillo,

me entrega al desperdicio del deseo, me acuña.

me estampilla de fluidos que no bebo.

 

La noche es pugna: calma y tropiezo,

cuero roto, sin el doliente humo de cortina.

Nada es afuera, dentro todo hiere,

junto a la almohada

aunque aúllen los perros

y la estampida de pasos anónimos

remueva las pestañas y aumente las pupilas.

 

Asusta la sombra no por sombra    por recuerdo.

Son ligeros los minutos cuando todo sucede

eternas las horas que recrean lo que fue

Mueca de rabia fricción de sienes, arqueo,

rasca la pantorrilla, danza estereotipada.

Consumo la penumbra en licor de ponzoña

extraña ver como se aterra el vaso en la esquina de la mesa

solitario, ausente de bocas y dientes, ya no es velada

canción que evoca y charla, tertulia, escapada

el vino no se bebe y solo queda el frío.

 

nidia
Nidia Garrrido:

poeta que en su tiempo libre se dedica al derecho.

PURGATORIO.

 

Es cierto, solo poseo una alma,
no habita en mí , pero es mía,
le dije , no insista , solo tengo una alma,
_ Si , es mía,
– No , no es arrendada, es mía
Y es que usted no entiende,
que solo inhabito en un cuerpo salado
ya le dije,
no insista,
no arriendo,
no alquilo,
no presto,
no permuto,
no vendo almas ,
solo cargo con la mía a cuestas,
si, esta que ve con una aureola en la falange, es la mía,
es tierna,
está rota , si, ella lo sabe y no quiere remendarse,
dice que solo así es libre ,
las libélulas negras de la ingratitud no la persiguen,
su destello roza con un collar de medusas,
si, no escuchó mal,
las medusas de mi alma la transportan al abismo siniestro de mis amantes
es por eso que mi alma no habita en mí,
pero es mía,
y le reitero,
no insista,
no la arriendo,
no la alquilo
no la presto,
no la permuto,
ah , y recuerde :
no soy vendedor de almas.

 

maisa
María Isabel Pulido:

ilustradora, le encanta escribir para los niños y sus incoherencias son siempre un augurio.

BOSQUE CONSUMIDO

 

Veo árboles desnudos caminando lento

Van a encontrarse con el bosque consumido,

El fuego se llevó la vida de un intento,

Y la brisa moja los cabellos del herido,

 

Entran los árboles en la oscura cueva,

Como náufragos perdidos en la tierra,

Han encontrado paz en el dolor que nieva

Dentro de los derrumbes que dejó la guerra.

 

Se les escucha cantar en las noches de luna,

Bajos los cristales de esa cueva oscura,

El viento trae el bullicio de la mar sin bruma.

 

Pronto las raíces suben la roca que murmura,

Llenando de amarillas flores la calima,

En donde la ceniza fue tormenta y cura.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s