3 poemas de María Paz Guerrero

maria

Nació en Bogotá el 3 de mayo de 1982. Literata de la Universidad de los Andes donde fue publicada su monografía meritoria de grado, “El dolor de estar vivo en los Poemas Póstumos I de César Vallejo”. Realizó maestría en literatura comparada de la Universidad de la Sorbona Nueva, París, con tesis titulada “Del silencio al instante en la poética de José Manuel Arango”. Dirigió tres seminarios de poesía, cada uno con duración de un semestre, en la librería Casa Tomada. Actualmente es profesora de tiempo completo del departamento de Creación Literaria de la Universidad Central. Una selección de sus poemas aparece en la revista “Clave” dirigida por Horacio Benavides y en la revista de poesía electrónica “Otro páramo”. Hace parte de la antología “Moradas interiores” editada por la colección de poesía de la Universidad Javeriana con prólogo de Oscar Torres y selección de Jorge Cadavid, publicada en abril de 2016.

 

 

Si la poesía valiera una moneda

un espacio en un periódico

el mercado y el arriendo.

Si la poesía fuera una escultura de muchos dólares

y no esta manía

de unir el vacío con fantasmas

esta manía de levantarse cada mañana

para dejar macerando

en la pura carne

algo que apuñala

muerde

canta

 

 

Sabe que no va a durar

que le va a doler esa caja escondida en el pecho.

Sabe que más arriba de la caja hasta la frente,

la laringe

el ogro está suelto

hambriento

y nada lo sacia.

Sabe que no va a durar,

que va a salir a la calle

sentidos desiertos

luminiscencia de la tarde

razón

ánimo

graznido de buses.

Sabe que no habrá

calle ni cielo ni huecos en la acera.

Sabe que cuchillos en la orilla del pensamiento

la van a despertar.

Sabe que solo el abrigo

y un punto fijo allá adentro:

la conciencia recia

 

 

Sus orejas penden en la gravedad  

su cueva solar da tumbos.

Escribe como quiere, sin alas

con la máscara del día.

Repite aletea

mueve la cola felpuda

no sabe cuál es el derecho de los días.

Despedaza los libros

roba un pedazo de palabra

traga

 

Allá afuera

una rana que se escapa

entre el verde

sale al mundo

 

Ah, si pudiera recibirlo

con su cara de niño y su media lengua

acoger al mundo

allá afuera

como renacuajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s