3 poemas de Achuryx

achuryx foto

Achuryx

Persona de nacionalidad colombiana, escribo majaderías y hago fondachos publicados en internet, en resumen, una mezcla de caminar, tontiar con fotos + ♫ + X. Actualmente estoy colaborando con diseños e imágenes para la Revista Vitalogía.  Cualqueir cosita: @achuryx

 

ABISMO                                     

 

Como marionetas, giran las manecillas del reloj

se detienen en un falso gris

la tierra polvorosa, infértil, se multiplica en el paisaje,

otras historias fueron otros días.

 

La avaricia carcome el planeta

estamos atrapados

entre el ego, la lastima y la compasión

la falsedad es una divisa

la hipocresía también suma

estamos rotulados.

 

El cielo empieza a crujir

esta tormenta es un látigo

que golpea en seco

Pahhh!!!

 

El Silencio se prolonga.

Sonríe!

Es tu última selfie.

 

OBJETO

 

Curiosa cosa

con cualquier forma

te nombraron

te pintaron la sonrisa macabra.

 

Tal vez un rectángulo

con muchos cajones

para guardar silencios.

 

Tal vez un triangulo

Para escalar al cielo.

 

Tal vez un circulo

para ser un hoyo vacío.

 

Un objeto

deseado

intocable

asfixiado.

 

EVOLUCIÓN

                                     

Todos los días respiramos la postguerra

desayunando la incertidumbre

satanizando el reflejo,

todos los días debajo de la alfombra

escondemos la evidencia

de cualquier sentimiento humanoide.

 

Como camándulas saltan las burbujas en la pantalla

un rosario de chismes y bellaquerías

puñados de falsedades

ejércitos de seguidores.

 

La pesadilla del día

de ser otro,

de no ser nada

de luchar y amanecer en postguerra

odiar, amar

y caer en tentaciones

cruzar las manos

amasar verbos

cerrar la boca

vomitar sonrisas

la evolución no tiene límites.

 

Es esa tendencia rara al dolor

de levantarse con resaca de palabras

de galopar en silencio opresor

hablar como alienígenas alucinando con promesas.

 

Todos los días acariciando la idea de creerse iluminado

y susurrar una sabrosa mentira

camino a la elección,

todos se ponen un tapón en la razón.

 

 

3 poemas de Ricardo Torres

36594187_1976190469092593_2616932872056995840_n

Ricardo Adolfo Torres García

Estudios superiores U. Nacional de Colombia, poeta-ensayista.

Galardonado 66 Concurso Internacional de Poesía y Narrativa –Premio a la Palabra 2019.Buenos Aires, Argentina

Segundo ganador premio  Nacional De Poesía Ciudad de Cali 2015. Poesía Al Viento. Cali-Colombia.

Ganador Tercer Premio  Certamen Internacional de Poesía “JUAN ZORRILLA DE SAN MARTÍN” noviembre 2013- Club de Leones Montevideo independencia- (Uruguay)

Premiado  concurso internacional de Poesía ROBERTO JUARROZ con mención de honor con el poemario “Clamor en la Tinta” Mendoza Argentina 2014.Editorial Bruma Ediciones.

Mención de honor IV concurso internacional MIL POEMAS POR LA PAZ DE COLOMBIA, Santiago de Cali – Colombia 1 de Abril de 2015

Finalista en el I Certamen Mundial Excelencia Literaria M.P. Literary Edition. (EE.UU.) 2015. Finalista I concurso internacional Rafael Maya (Colombia) 2015. Finalista I concurso Internacional de poesía La textulia de Rosenda. Miami 2016

 

PARÁBOLA DE LOS AUSENTES

 

Se han perdido todas las miradas

y huellas en el lecho de la angustia

los que cincelaron la lluvia

y en la cavidad de las gotas

querían recobrar la sed.

 

Desaparecieron

como el trino de un pájaro líquido

que aletea en el invierno.

Los golpearon ecos

esquirlas de llanto

y el susurro ensangrentado por una espina

enredado en los cabellos de la noche.

 

Perfume de ausencia

crucigrama de huesos y heridas.

Lenguaje de rostros

que escrutan el tiempo.

 

ESCRITOR

 

La pluma extiende el sufrimiento

si no sobrevive la hoja,

y si el tiempo no traiciona el papel.

La palabra es un transeúnte

que regresa al abismo

a desenvainar sus heridas

con la solemnidad de una espada,

o quizás es un pez en el extravío de su sed.

 

CEGUERA

Retornó la ceguera

a la ciudad de los diez mil ojos,

todos ven pasar aves sin nombre

a la diestra de la muerte.

Otros esperan el rostro del agua

para consolar los pechos,

sólo el lirio duerme

en la plegaria de la arena.

Ya el río ha bebido su sed

para escapar de la sangre.

3 poemas de Adela Guerrero

AdelaGuerrero (1)

Adela Guerrero

Nacida en Riosucio, Caldas. Licenciada en Educación con especialización en Teología, Univ. Javeriana Bogotá. Licenciada en Filosofía, Univ. Santo Tomas. Bogotá. Magíster Educación de Adultos Univ. de San Buenaventura. Libros publicados: En la mañana de los pájaros. Edic. Arte Color, 1977. Ceremonial de la luz. Video CD 2001. Orilla de tiempo. Ed.Beaumont, 2003. Desde mi ventana. Ed. Embalaje, 2006. Reflejos. Cuentos. Ed. Beaumont, 2008. Cuando a mi puerta llegas. Ediciones Escala de Jacob, UNIVALLE, 2009. Cofundadora y vicepresidenta de la Fundación de Poetas Vallecaucanos. Cofundadora de Naciones Unidas de las Letras, Bogotá. Distinciones: Finalista, Umbral de la Poesía. Valladolid. España, 2017. Ganadora Poesía Afro. Fundación Plenilunio, Cali, 2011. Gran Mención Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística. España,2010. Mención Mundial de Literatura Aguas Verdes, Perú, 2009. Finalista Al Cuento de Nunca Acabar, España, 2005. Ganadora III Concurso Internacional Bonaventuriano de Poesía, 2007. Ganadora Al Relato Más Corto del Verano. Madrid, España, 2005. Gran Premio Ediciones Embalaje, Encuentro de Poetas Colombianas, 2005. Ganadora Premio Internacional de Cuento. Nueva Acrópolis, Colombia, 1992. Primer premio al poema Ser vallecaucano es, Canal 90 Minutos, Cali.

HACIA UN NUEVO CANTO DE LUCIÉRNAGAS

 

A veces vuelven los recuerdos,

mientras tu halo de luz los exorciza

prosigo  la  marcha.

Alegría  que me donas

mientras me deshabito

y todo lo despido,

para entrar en el navío de tus manos

húmeda flor de tamarindo.

 

Bajo un cerezo

 

Ahora siento que el amor  me invita

como brisa suave

como sonrisa amplia

manos que se extienden por mi alma.

Van cayendo poco a poco las cadenas que me atan

los miedos, los apegos,

las distancias.

Los veo uno a uno proseguir su marcha

mientras el llanto sigue su canción de gozo

la alondra  entona su primer saludo

porque es la hora  de levantar el vuelo

y hay prisa.

 

MURMULLO  DE ABEDULES

 

Es  la hora del crepúsculo

nostalgia de tu voz,

en lo recóndito

busco

clamo

sólo  el eco

de  tu paso por la tierra

en el color

del canto de los pájaros

Tú en todo

llamándome

y yo sin verte,

nadie se marcha

sin dejar su huella

nadie.

3 poemas de Fernando Linero

fernando

Fernando Linero

Nacido en Santa Marta, Colombia el 4 de octubre de 1957 –cuando el lanzamiento del primer satélite artificial a la órbita terrestre, el Sputnik-, no pudo escaparse de ser músico y poeta.

De la música, ejercida como oficio (Linero realizó estudios de música en el Conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia.) proviene la característica tonalidad lírica presente en sus textos, evidenciada de manera expresa en los títulos de tres de sus libros publicados: Sonata del Sonámbulo (Pijao Editores, Biblioteca de Autores Colombianos. No. 1 Bogotá, 1980), La risa del Saxo (Cuadernos de Poesía Ulrika. Vol. Bogotá, 1985), y  Lecciones de fagot (Universidad Nacional de Colombia, 2005).

Desde 1977, reside en Bogotá, donde vive de, y se dedica a, la música, de cuyo género creativo –ejercido en el espacio del son, el bolero y el jazz- ha creado y producido trabajos ligados a la poesía como el compacto musical El poeta canta dos veces (El habitante de la bahía producciones, Bogotá, 2003).

La filosofía (Linero realizó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de la Salle), desplazada por el poeta en su acepción academicista, ha sido una constante presencia en su obra, aunque invisible en el tratamiento preconcebido de conceptos sí bastante visibles en cuanto a la búsqueda o exaltación de una actitud humana atenta a los valores de ennoblecimiento y comunión, que en su caso particular, desarrolla en Bogotá junto a su mujer y a sus dos hijos. De ese pensamiento humanizante, de pronto intrínseco al poeta, dan cuenta sus libros Aparte de Amor (Escritores en un Nuevo Siglo. Centro Colombo-Americano, 1993.), Guijarros (Fundación Simón y Lola Guberek. Bogotá, 1990),  Palabras para el hombre (Editorial Magisterio. 1999), Experto en tachaduras ( El zahir editores, Villavicencio, 2010) y Cuaderno de insectos y otros poemas (Ediciones Pluma de Mompox, Cartagena, 2011).

En el 2010 la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia publica la plaquette Un oficio

En el 2015 la Universidad Externado de Colombia publica la antología La risa del saxo en su colección un libro por centavos.

En el 2016 el Festival Internacional de Poesía de Bogotá, le rinde un homenaje y es publicada, en asocio con el Instituto Caro y Cuervo, la antología de su poesía Acaso por el canto.

En el 2017 sale su producción musical Linero canta Linero.

En el 2018, en compañía del poeta Robinson Quintero Ossa publica el C.D.  Bar2Tango.

En el 2019 aparece su libro En la corriente oscura de los día publicado por la editorial Letra a letra en Bogotá

 

Sólo un color

Sólo un color, nada más que un color.

Uno inimaginable.

Y no más laberintos

y no más certezas

y no más vacilaciones.

Sólo un color, nada más que un color.

Y no más realidad simple

y no más lunas adolescentes

y no más alma pájaro.

Sólo un color inimaginable

como un augurio de lo inexistente

y encima el magnífico olvido.

Solamente la borrasca

Toda la luz del día se ha concentrado en la niebla.

El delicado ocaso de las sombras deja hebras de noche,

impalpables como recuerdos arrugados.

En los montes el invierno estará haciendo brotar los viejos hongos;

en los portones de las casas los viejos trances.

Hoy la lluvia llegó temprano

y todo parece más lejano, más fría la niebla.

En los caminos la vida impasible y sutil

con alas de albatros indiferente pasa.

Los hombres, saturados de incoherencia y de misterio

escuchan vagos lamentos,

confinados en los cuartos miran, pájaros muertos los días.

Solamente la borrasca dura en el mundo.

 

Un asunto del sueño

I

Llegó con las últimas coles de la infancia.

Había bajo el ala de la tarde

una leve cantinela de insectos.

Más flaca que un junco

era la austeridad su único perfume.

Yo era casi feliz.

Ahora todo se extravía en el ensueño.

II

Llegó y la tarde se estremeció entre las cayenas

como algo vivo y misterioso.

Venía desde el fondo de la tristura.

Aquel día ocurrió ciertamente, aquel minuto.

Cuando pienso en eso

tiembla por dentro el agua del olvido

y la hoja azul del tiempo se estremece.

Yo era casi feliz.

Ahora todo es asunto del sueño.

III

Un día de repente ya no estaba.

Se había ido y allí me quedé en el parque

como un pájaro colmado de zozobra

bajo el jadeo inmenso del aguacero,

estrenando en el pecho una tiranía dócil y recóndita,

estrenando en la lengua el sabor de la partida,

sin campanas para alejar la tormenta.

Yo era casi feliz.

Ahora todo eso es asunto del sueño.

 

*Ñapa

Se hizo tarde

Un torbellino se llevó la dulce y loca juventud.

En el pecho hoy inquietan los atardeceres.

Se hizo tarde.

Lo dicen los inciertos vicios de la tristeza

y lo he leído en las piedras del camino:

es el tiempo de los insectos nocturnos

–dormidos bajo los gibosos árboles-;

el tiempo de los días que fingen ser sosiego.

Mis ojos fascinados por los vahos

húmedos y violetas de los amaneceres

se extravían en visiones lejanas.

Se hizo tarde.

y hay una palabra titubeante en los labios

y hay un sigilo inmenso, del tamaño del mundo.

 

 

 

3 poemas de Hannah Escobar

Escobar-

Hannah Escobar

Nació en Tiribití Antioquia en 1985, en 2009 se graduó de Química farmacéutica en la Universidad de Antioquia. Actualmente trabaja para el Ministerio de salud y protección social de Colombia en la Dirección de medicamentos y tecnología en salud como asesora en diferentes proceso y se encuentra trabajando en un próximo libro: Uróboros: Un palíndromo o el mismo Sísifo. De igual manera adelanta un proyecto artístico que tiene como eje fundamental la estética conocida como Insustancialismo o Insustancialismo Sintético

 

Soledad

 

He llamado a la puerta

a alguna puerta

a todas las puertas

luego del primer suicidio

nadie queda realmente vivo.

 

La fiebre, Ofelia.

El cuerpo de Ofelia era más blanco que los otros cuerpos

y más inerme.

 

he llamado a la puerta

a alguna puerta

a todas las puertas

he llamado hasta que se me cayeron las uñas

incluso he llamado con los dientes.

 

Nadie respondió nada

Ahora adentro es igual que afuera.

 

De un maletín amarillo

 

Igual que las mujeres de Vila-Matas no puedo amar y no tengo nada

portátil.Mi equipaje es denso, y viejo y polvoriento,

descubrí que lo tengo atado al pie izquierdo con la inconsciente ilusión de que sea un

pedazo de plomo y me mantenga pegada al piso.

( Como ese hombre que no pesaba nada y que se ponía plomo en los calzones para no

elevarse por la atmósfera).

Estoy muy cansada de querer en vano o no querer,

Yo misma me he lastimado tanto que pienso que es casi patológico:

la tendencia hacia la autodestrucción.

Voy en el camino buscando culpables para darle un sabor a la vida, a-lo-que-sea.

Y es que tengo tanto sentimiento que en mi mente únicamente retumba la queja de

Alfonsina:

Señor mi queja es esta/ tú me comprenderás/ de amor no estoy muriendo/ pero no puedo amar/ (…) me consumo en mi fuego/ Señor, ¡piedad, piedad!

Entonces me reconozco en ellos, me meto al mismo costal yo, yo misma, pero en secreto.

Desde que me reconocí en todos ellos

los repudio públicamente,

hago chistes mal educados llenos de ligerezas para mantenerme a salvo

de pronto la realidad me cae encima: no soy ellos, nunca podré ser ellos.

Lloro un poco,

prendo un cigarrillo.

Y otro.

Y otro.

La mirada siempre abajo, ojalá yo tuviera entre mis manos esa raíz maravillosa.

Pero no soy un cuadro.

El mundo es una fantasía tonta, me quito la máscara,

cierro los ojos, como cerrando ese maletín amarillo en el que cargo mi equipaje.

Apago mis pobres ambiciones.

me siento sobre él.

 

Angustia

 

(Del latín angustĭa, angostura, dificultad)

7.f.p.us. Estrechez del lugar o del tiempo.

 

Cuando le pregunté al cerezo si el otoño iba a alcanzarme

Se sacudió un poco y dejo caer sobre mí algunas de sus flores

No es asunto del cerezo

Mía es la culpa cuando sólo quiero ver la primavera

 

3 poemas de Miguel Barreto Henriques

58858003_10157153292629265_4007615614322475008_n

Miguel Barreto Henriques

Nació en Coimbra, en Portugal, el 27 de marzo de 1981. Estudió Relaciones internacionales e hizo su doctorado en Política Internacional y Resolución de Conflictos en la Universidad de Coimbra, donde presentó la tesis intitulada “Laboratorios de Paz en territorios de violencia(s): ¿abriendo caminos para la paz positiva en Colombia?”, premiada por la Casa de la América Latina como mejor tesis en Ciencias Sociales y Humanas en 2013. En el 2012 cruzó el charco y se vino a vivir a Bogotá. Se ha dedicado a la docencia y a investigar el conflicto armado y la construcción de paz en Colombia, en cuanto profesor titular del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales y Director del Observatorio de Construcción de Paz de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. No obstante, consagra una gran parte de su tiempo a servir de sofá a sus gatas, Mía y Nube. En el campo literario, publicó en el 2012, en Lisboa, su primer libro de poesía Vã Guarda: autobiografia não autorizada. Tiene igualmente varios poemas editados en revistas, antologías y blogs, y ha participado, de forma regular, en los recitales de “Poesía Sin Fronteras”. Entre otras actividades (menos) relevantes, se ha destacado como blogger, DJ, locutor de radio, así como por fallar goles y comer dosis astronómicas de croissants al desayuno.

Discurso surrealista en pro del derecho laboral al semitrabajo remunerado

Pá pá pi
Pá tá tá tum
¡Tá tá ti!
Pó pó pó pó
¡Pampapim! ¡Pó Pó!

¡Pumpapimpa pá pá!
¡Pápapapina Pépápápu! ¡Pu! ¡Pu !
¡Pépápi Pu pé é há!
¡Piiiiiiiiiiiihooooohaaa!
¡Hiiiiiiiiiiiiaahhh!
¡Guélálun!
¡Lun láli!
¡Lálalunga!
¡Xhop Sui!
¡Sálacapátá!
¡Ya!

È lá num?
Yacatum pabuuuum…. bá.
¡Hieeerrcótó!
Helaho.
Hop hhhhheeep huip hap nip nop nup noi
Hiep halq yorrrrrrrrrrrekkk.zigazigazugzaghlekmnozgzzggzgzgzhiiiiiiiiooooooooop
….
¡¡¡Hop hepa hip hop hap!!!
¡¡¡Hiámanu nu!!!
¡Lécátu!
¡Zácárá!

Heoki juyh bnop restitutitafniqgjifvcdersxa
Lol lil la li leca lélélé lá lipaniscavenji
¡Herk aok herkauiop zajnik znluga aki aki hau !
Émánánu! Silpatatumba. Cerca, circacurcarvacava vacun… ¡Ya!
Herzung first hirjnik bnuiop bnap ber bui bizcocho
Bólabóla

!!!Palmas!!! !!!Palmas!!!

(Ovación)

 

El pie derecho de Maradona

El pie izquierdo de Maradona
magnetizaba balones
hipnotizaba cualquier esfera
desafiaba las leyes de la gravedad

Comandaba ejércitos
inspiraba revoluciones
indicaba el norte y el sur, como una brújula

Era la mano de Dios
la voz del pueblo
genio loco
profeta
Dionisos
altar pagano
pluma de poeta
maestro de orquesta
El pie derecho
sólo servía
para subir al bus

Vivía en la sombra
pisaba la tierra, como un mortal
Era el lado oscuro de la Luna
nota de pie en una obra maestra
¿Cuantos pies izquierdos y derechos tenemos?
¿Cuántos pies izquierdos y derechos tengo?
¿Cuantos pies izquierdos y derechos somos?

Autorretrato de espacio psicotemporal en 27 minutos

Estos dolores de cabeza
me están dañando
la cabeza

El caos de papel
que esparcí
de forma anarcoorganizada
por el piso
es en mi ahora una visión de un mar revuelto de blanco

una foto cristalizada
entre rayos de sol
y ondas irregulares de papel

“oohohohohohohohohoh…. Averías….”
Pam Pam Pam Pam Pam
“IaIaIaIa… averías”
Pam Pam Pam Pam Pam
Uhim Uhim Uhim

Y el “pam pam” resuena en mi cabeza
Siento el vacío de una sala en mi cerebro
donde notas y ritmos juegan descoordinadamente contra las paredes
Siento mi cerebro fluctuar
Gano alas…

Veo mi cerebro dando vueltas alrededor de mi cabeza
como un mosquito
en torno a una lámpara

Me quedo zonzo
“Averías”
Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

“Averías…”
“Miguel es mimado.
La mamá mima a Miguel”

Pam Pam Pam Pam
“Averías”

“Averíiiiiiiiiiiiiiiiiias”
“Averíiiiiiiiiiiiiiiiiias”
“Iiiiiiiiiiiiiiiiias”

Luces giran
o danzan al son de la música
o epilepsia
o el dolor de cabeza hecho música…

“Mira, Mira, Mira, Mira, Mira, Mira, Mira”

“Miguel mima a su hermana”
Yo no tengo hermana…
¿Averías?

 

3 poemas de Camilo Morales Neisa

camilo

Camilo Morales Neisa

Nació en Bogotá comenzando la década de los ochentas, Desde la adolescencia escribió canciones anónimas que a veces consideraba como poemas. En la Universidad compiló un libro de cuentos con sus hermanos Daniel y Alfredo. Como docente alentó iniciativas en periódicos escolares. Ha publicado los libros De plenilunio y otras historias, memoria escarlata,  Adoradores de Huitaca y Umbra Onírica. Sus escritos han hecho parte de publicaciones como Capital Letter y Profile revistas de universidades extranjeras, Anonyma de la Universidad nacional, Psiké de la Universidad Javeriana y en los periódicos Etimos y Expresión estudiantil de los colegios distritales San Bernandino y Darío Echandía.

 

A-gente

 

Murmullos de viento

Tragedia trayendo

violencia implantada

conciencia acabada

mentes en blanco

tétrico espanto

arma en cintura

plástica armadura

esconde el verdugo

polímero escudo

deber vuelto en ira

la ley impartida

ahora del pueblo agresor

pretérito seudo-defensor

academia ultrajada

verdad tergiversada

luchar sin huida

defender por la vida.

 

El valor de las cosas

 

¿Cuál es el valor del papel si no tiene

escrito un mensaje importante?

¿Cuál es el valor de un metal que no sirve

de herramienta ni de traste?

¿Cuál es el valor de un plástico si no

protege más que las propias manos?

¿Cuál es el valor del dinero si sólo

compra sueños condicionados?

 

Pues lo que vale en verdad en la comodidad hecha pesos

es el trabajo detrás del avatar financiero

El lujo que decidas darte no vale simplemente

los ceros correspondientes

Es el esfuerzo que hiciste y el compromiso cumplido

lo que lo hace existente

 

Si como algunos tú llegas a lograr

cantidades incomprensibles del símbolo

de la religión del capital

no te quejes si lo que consigues

pierde su gracia y te hace añorar

los momentos en que la dificultad

te hacía apreciarlo más

 

Pues lo que vale no está en lo que pagues

ni en la facilidad de obtenerlo

sino en disfrutar la esencia

de conseguir con esfuerzo.

 

Los gatos

 

Dan vueltas al rededor

de un núcleo invisible

siguiendo y escapando del otro

mutuamente, recíprocamente

giran y giran sin parar

miran y mira sin pausar

andan y andan a la par

sin saber como continuar

o cómo detenerse.

 

felinos reptando como serpientes

uno tras otro sin pausa ni final

jaguares hambrientos de alimentos desconocidos

jugando el juego sin nombre

pero indefectible

de un instinto antiguo y sin lugar

 

¿sabrán cuando detenerse

o cuando comenzar de verdad?

¿O seguirán jugando infinitamente

el juego mudo, sordo y soso

de lo que se piensa que ´puede ser

pero no se trasmuta

más allá del pensamiento?