3 poemas de Giovanni Bello

bello-giova

Giovanni Bello:

El joven poeta boliviano es un militante de la historia, su cabeza se agiganta al ritmo del rock y entre los cócteles que prepara hay una gana de estallarlo todo como suele representarlo en sus fanzines, sus periódicos murales parecen gritos en la calle y muchos de sus poemas han pasado a formar parte de bandas musicales como La caja negra. Le han empacado sus palabras en revistas de Perú y Bolivia. Hijo de los guerreros Tiwanaku, el poeta concentra toda su energía en el vuelo que ha hecho hacia la Universidad de Cincinnati donde actualmente busca encontrarse con la poesía sin olvidar la voz de los yayas

 Poemas seleccionados por el autor

La poesía ha hecho de nuestros jardines el patio de juego de los vecinos. Animales remontando los territorios opacos del amor propio. El margen de error de la probabilística sentimental más rigurosa es proporcional al deseo que se tiene del despeñe. Lichtenberg decía que entre los animales solo los más inteligentes se equivocan.

Oscilaciones entre la dejadez criolla y la metafísica del roquerismo trascendental: así de frágil es la infraestructura de lo cotidiano. Estoy lejos y estoy en mi mejor forma.

De El amoroso cultivo de los defectos personales

 

Echar a correr en pos del humo con Pascal de la mano y oír cómo crepita la cáscara de los días. Colonicemos los corazones de los animales de toda nuestra familia. Quisiera saber qué se esconde detrás de nuestras intuiciones en los momentos más llanos.

Hay una mística de los eventos de Facebook que ocurren en todas partes menos aquí y ahora: coronas florales abandonadas después del Día del Mar. Qué siniestra es la alta definición de nuestras evocaciones más cariñosas. I see people going down.

De El amoroso cultivo de los defectos personales

 

Lo humano es un puñado de gestos inacabados, naturalmente ajenos a la mezquindad de nuestros actos cotidianos. Somos animales fenomenológicos extraviados en los escaparates de las confiterías: la educación musical de los sentimientos y esquelas en braille en las vidrieras encendidas.

¡Libertad para los presos y fruterías libres para los estudiantes pobres! La felicidad está en un punto ciego entre las razones más genuinas.

De El amoroso cultivo de los defectos personales