3 poemas de Michelle Rincón

29571467_10209403566406035_9175831489067581240_n

Michelle Rincón

Poeta pereirana. La flaca es una iconoclasta que ha sabido sortear con paciencia e inteligencia cada derrumbe y abismo. Tejedora intertextual, metatextual, transtextual, y paratextual y hacedora del parafraseo oculto o exhibido, del remake literario y  de la poesía quinética. Sin embargo sus avances tan tímidos para nuestra sociedad moralista y mojigata se han visto interrumpidos y vapuleados por la envidia y la intolerancia. En casos severos ha sido perseguida por una trágica rabia enervada por sentimientos prestados que nada tienen que ver con sus argumentos deslegitimadores del egotismo.  La lunática de la polémica  ha logrado romper con el egocentrismo del autor, aun cuando sus mismo experimento la ha conducido muchas veces al paredón de los, supuestamente, poetas pensantes y experimentales. Acusada de revertir las reglas de la autoría, la poeta se ha mantenido firme en sus caprichos y mordaces experimentos hacia la verdad subjetiva. Hoy sigue tan flaca como siempre, con la mirada esquiva y esa dulce gana de lanzarse desde cualquier altura.  Aquí una muestra de lo que es escribir sin tanta soberbia del “yo”.

FABRICANTE DE ABISMOS

Llega el día

en que descubres

que eres

 

fabricante de abismos.

 

Que todo se ha precipitado

incluso

 

tú.

 

DESDIBUJO

 

El tecleo de las nubes

no me deja llover

 

y me gustaría

ser un dibujo en la banqueta

 

hecho de tiza

para borrarme

 

poco a poco.

 

ESPEJO

 

El desgarro deja quietud

cascada silenciosa

que nace en mis ventanas

 

Y el vacío

 

escribe la miseria

que han dejado una a una

 

las partidas de este cuerpo.

 

 

3 poemas de Diana María Vega Reyes

27459830_10214777884902039_4728445319824722957_n

Diana María Vega Reyes

Bogotana, descubrió la poesía y la literatura en la biblioteca de la casa materna. Participó en los talleres de escritura creativa de Idartes del 2015. En el frío del Páramo de los Moyas escribió el poemario Niños que vuelan, al que pertenecen estos poemas.

 

NIÑOS QUE VUELAN

 

Un lugar de esta ciudad

 

fue ganado por el frío

 

Hay frailejones en los jardines

y niños con narices mojadas

niños que vuelan

tras mariposas nuevas y oscuras

 

En ese lugar de azules

el aire intenta congelar el tiempo

los músculos se ponen lentos

y las palabras escasean

 

A veces

salen de la boca

pero se congelan

caen

y se convierten en susurros que resbalan por el suelo

 

Entre los frailejones

hay criaturas que salen a tomar el frío

a conversar sus silencios

sus asuntos de ahijados del rocío

de habitantes de lo azul

de intérpretes del viento

 

Así

esperan la madrugada

cierran los ojos

y convierten

la neblina en agua.

 

RUIDO

 

Hay un silencio al fondo de cada caminata nocturna

un silencio en la conversación del que avanza tarde hacia su casa

un silencio compuesto de vapores

dormido en el listado de palabras

leche

pan

queso

onces para los niños

 

El silencio llega a casa y se mete por los poros de la almohada

entre la almohada la cabeza la cobija y otro cuerpo

hay un silencio compuesto de pavores

que se cuela gota a gota en los pasillos.

 

En la paz de los silencios hay un ruido,

un estruendo que se esconde en cada cosa que se calla.

 

 NO ES POESÍA

 

Sentencié

que la poesía no supera el silencio

 

Ahora mismo

un dolor amarillo sube desde el suelo

 

Acuchilla mis rodillas

y la boca de mi estomago

enrojece mis ojos

los moja

lo justo

para humedecer los lentes de contacto

 

Que no fueron suficientes

para ver llegar esta nausea

que acuchillaría mis hombros y mi espalda

y mis codos

 

Como una artritis a mis treinta y nueve años

 

Voy a llenar

el espacio de tiempo

con palabras

 

Y diré

que es poesía

 

Pero

a nadie engaño

es sólo un intento

de escapar

de este silencio

que ha venido a asesinarme

 

 

3 poemas de Daniel Hernández

Daniel HernándezDSC_0143

Nació en Bogotá, en 1994. No deserta las tercas ansias de escribir lo que en la mayoría de veces, es un dialogo con el silencio.

 

Un Martín predicando

10 p.m., bajo el puente de la calle 10

 

Contempla las nubes del techo, desconsolado

como ceniza presa en caja de fósforos,

su corazón galopa con el ímpetu de 10 zorras

y la calle amarillenta

convertida en caries

se inclina ante él.

 

Una niebla de suspiro químico

despide aroma dulce,

se amarra a sus tenis errantes

y su entraña corre expulsada por una bazuca

cae, despavorido y ensimismado,

acurrucado mira lo inconcebible,

sudoroso, con la fatiga quebrada en sus labios,

Predica:

―Yo soy,

y dios, es también usted,

Cristóbal Colón hermano de Jesús de Nazaret

embusteros conquistadores ambos

―d i o s   invertido  s o i d―

Soy ese dios déspota,

dios de los dioses

que no saben que son dioses…

Oh Dios,

me dio sed.

 

Nadie escuchó.

Me quedé sin Moscatel

 

El justo fuego, a favor del lenguaje

te tumbó;

impaciente, bates tus alas

frotas tus patas

y pegada a una telaraña

esperas el fin.

 

Maldito zumbido de mosca

no me dejaba estudiar

y encomendado al fuego

ahora estudio

el lamento de un vuelo enjaulado.

 

Desesperada

mira su verdugo

tan increíblemente frágil:

una minúscula araña que ocupa el espacio

de un ala en el cuerpo de una gran mosca

ensordecedora.

 

La araña absorta

espera el momento exacto

para silenciar el aire

 

Consciente de su desventaja

rehúsa acercarse al huracán

que la mosca escupe

con su ágil movimiento agónico.

 

Haciendo temblar su tejida prisión,

el olvido que deja la noche

se ha depositado en las paredes

como recuerdo inquebrantable.

 

Muere la emoción en ti, mosca

efímera voladora

te burlaste de mí

interrumpiendo mi comodidad

y ahora me burlo

haciendo un homenaje

y extendiendo tu fatídica vida;

tras otros vanos intentos de escapar

quedas boca arriba

tratando de entender

el misterio.

 

Pegada tienes la agonía

y zumbas, tratando de emitir

una plegaria.

 

Pero no hay misericordia

sólo miseria en tu día.

 

Todo, fue tan rápido,

libre volabas

en una gran habitación

ignorando los parques de afuera

y de pronto, tu vuelo interrumpido

tropezó con el fuego

casual, encendido

para enardecer una imagen divina

el altar de un dios mudo

que te hizo descender

hasta la pura tiniebla

donde una araña pérfida

tiene su propia atmósfera

y no existe si no ella

y las víctimas.

 

Te descubrí atrás del cajón,

en tu lecho arácnido,

tu aullido en el aire

me reunió contigo

y la tejedora de tu destino

que deseosa

medía la distancia que te separaba

de este mundo.

 

Ya nada puedes hacer, mosca

tu destino era llegar a mí

con la vulnerabilidad de los seres

en tu rastro.

 

Manos a la obra

 

Esto es no tener qué hacer

y decorar, no,

decorar no,

infectar el pasatiempo

robarle ojos al ciego

y atraer la atención

de los moscos

ladronzuelos de entraña

con su aguijón entrometido

se contagian de esta sangre insípida

que sufre por este aparato,

objeto no herramienta

florero sin flores

con ínfulas de árbol

arrojando hojas marchitas

para que alguien las recicle

y sirvan

de papel higiénico,

al menos.

 

3 poemas de Natalia Soriano

natalia

Natalia Soriano

la poeta de la sonrisa niña, responde  a la pregunta

¿Que escribe su vida?

La participación en el programa Súbete a la escena de Idartes junto con mi hermana, la publicación de la antología de poesía “La luz de los peces”, un sexto semestre de creación literaria, la participación en el Laberinto de Babel, proyecto de promoción de lectura y escritura de la Universidad Central, y el proyecto literario La Cuarta Raya del Tigre. El segundo puesto en el concurso de poesía Eduardo Carranza y los domingos en el Campín con Santa Fe. Eso escribe mi vida porque no quise ser Ingeniera.

 

PYONGYANG

 

Kim Jong-un nunca tuvo una cometa

ni un avión de papel.

Desconoce los cohetes.

 

Ahora, lanza misiles

en busca del cielo de su niñez.

 

Kim Jong-un trae binoculares.

El lápiz de acero se eleva, perforará una nube,

exhala humo naranja.

El cielo se asusta al verlo apuntarle.

 

Las alarmas gritan,

todos en Pyongyang

saben que el pequeño Kim juega en el patio.

 

El misil se hunde en el estómago del Pacífico.

Kim Jong-un ríe,

ha creado una estrella fugaz.

 

CRÓNICA DE LA MADRE

 

A Rómulo Bustos Aguirre

 

Luego de lavar lunas de porcelana,

mi madre barre los espíritus de la casa,

guarda sus zapatos y juguetes

en su baúl.

 

Forma nubes que se roban los trenes.

Encera con leche el piso.

Limpia gotas de café y cielo de la mesa,

y la cara de la virgen María,

porque los santos también sudan.

 

Mi madre tiene las grietas de la casa en sus manos.

 

Cuando las horas son naranjas,

le corta las uñas a los ángeles

y les da agua de panela.

Sale al patio

y huele el tiempo en una guayaba,

sus semillas tienen el tamaño de Dios.

 

La ropa está húmeda,

mi madre devuelve la rotación de la tierra

para darle más sol.

 

JUEGO DE NIÑOS

No olvides cuando jugabas canicas con ojos de gato, ponchados con la cabeza del zorro y golosa sobre las lapidas de los abuelos. No olvides la vez que disfrazaste una lechuza de ataúd y que te destacaste en cogidas con los espíritus de la casa y en manitos calientes con las arañas de la iglesia ¿Cuántos saltos lograste con los intestinos del perro?  Recuerda que jugaste escondite con el tiempo, él sigue contando y pronto saldrá a buscarte.

 

AMORES DEL OTRO MUNDO

EL RENACIMIENTO DEL REALISMO MÁGICO

franja1

Todos los valores cristianos y todas las enseñanzas que brinda una de las regiones más mágicas de nuestro país para obrar bien y ser una mejor persona cada día.

LIBRO EN BLANCO 1

 

contraportada

Editorial: Taller de ediciones Seshat
Páginas: 326 páginas
Dimensiones: 17.5 x 12.5
ISBN: 978-958-48-3151-4
N° de edición: 1ª
Precio: $39.000 pesos +costos de envío
$ 12 dólares USA +costos de envío
€ 8 euros +costos de envío

PEDIDOS: +57 310 4821715 O AL +57 3102943128

Obra que a través de las aventuras de un joven campesino nos lleva por los lugares más sorprendentes de una geografía secreta, que se entrega con sus portales a la inocencia más verosímil, la de la infancia.

Amores que van construyendo el destino de un carácter y de un pueblo.

Una novela para conocer otra Colombia, una Colombia maravillosamente fantástica.

Zeuxis Vargas

delantera

Sinopsis

Es una novela de realismo mágico, que narra las aventuras de un grupo de jóvenes amigos en una región del centro oriente colombiano llamada el Valle de Tenza a inicios del siglo XX.

En esta región abundan las leyendas de espantos y mitos ancestrales, las personas cuentan esas fábulas como algo normal, aunque nunca las han visto pareciera que interactuaran con ellas y fueran parte de su entorno. Los jóvenes personajes del libro han escuchado estas historias desde muy niños porque son parte de la idiosincrasia, lo que nunca imaginaron es que conocerían muy de cerca estos mitos, hasta el punto de compartir con ellos.

En un accidente “Wenceslao” uno de los jóvenes se enamora de una señorita habitante del fondo del río, es un amor prácticamente imposible porque están ubicados en lugares y tiempos diferentes. La historia se desarrolla siguiendo las muchas peripecias que realiza este joven en compañía de sus amigos para volver a ver a la niña (mohán).

En una gran aventura para ir a buscarla río arriba en una región ancestral y misteriosa llamada el Cerro de Mamapacha los chicos vivirán una experiencia maravillosa que recordarán todos los días de sus vidas.

Al mismo tiempo, se nos contarán otras historias paralelas: la llegada a la región de un hombre misterioso, una especie de profeta que relata historias bíblicas a los niños y por medio de su fe en Dios realiza hechos asombrosos.

La historia va evolucionando entre hechos fantásticos y amistades entrañables que brindan lo mejor del ser humano, la novela destaca valores de lealtad, amor a la familia, trabajo y sobre todo justicia. Hasta la señora tacaña del pueblo y el loquito del pueblo tienen lugar en esta novela, con una serie de sucesos insospechados.

Uno de los personajes importantes es el poderoso “Sultán” mascota de la familia Toro, que para unos puede ser un poderoso y despiadado guardián, pero que para otros es la más tierna y leal de las mascotas.

Historias de amores inolvidables, pero también de experiencias tristes porque así es la vida, nunca estaremos seguros de los finales ya que los acontecimientos pueden dar un giro inesperado en cualquier momento.

El transcurrir del libro va revelando secretos que han permanecido ocultos durante cientos de años.

Se brinda la descripción más fiel posible, para que las personas dibujen en su mente esa hermosa región, de bellas montañas, gente apacible y esforzada.

Amores del otro mundo, es una novela que funde en un amor casi imposible todos estos atributos. Su narrar va llevando de la mano al lector por una realidad donde los habitantes de ese cosmos hacen posible la relación más directa y veraz con seres fantásticos que sirven para retroalimentar  la educación, los valores familiares y sociales.

El autor

 

Próximamente en Librería Luvina e Ibañez

No te pierdas la presentación… Próximamente.