3 POEMAS DE MIGUEL MENDIETA

789

MIGUEL MENDIETA

Universidad nacional de Colombia. Ganador del Quinto Taller de Poesía del Fondo de Cultura Económica. Participante del Taller Distrital de Poesía de IDARTES 2017. Escritor e Ingeniero Agrónomo, divide su tiempo en la preparación de varios textos inéditos y la lectura.

 

ANTIGRAVEDAD

 

La paloma remonta el vuelo

hacia la tierra

voces que la alejan del aire

su respiración es entrecortada

como la vida

 

En esa esquina

dos o tres caen

abatidas

por la mirada de rostros consumidos

 

Y tú, paloma que me miras

¿En qué estás pensando?

 

239Pu

 

Now, I am become Death, the destroyer of worlds.

ROBERT OPPENHEIMER

 

Un árbol de pájaros muertos

Me golpea cuando paso

Escupe sus frutos en mi rostro

 

Con la sangre evaporada

Levanto uno y me lo trago

 

Me ciega

Atorado en el inconsciente

 

Ratas voladoras me miran

Con ojos de fuego

 

Lanzo un pájaro

Del otro lado

Me devuelven una piedra herida

Es una piedra que me golpea

Para siempre

 

Cruza la calle una mujer disfrazada de anteojos

El alma me apuñala desde adentro

Pregunta:

¿Cómo se ve el mundo desde la orilla de sus ojos?

 

Cuando el silencio habla

En algún lugar del mundo

Grita la luna torturada

Al final de una calle

 

En esta tierra

Hasta los perros

Que dibujo con mano temblorosa

Al aire

Están muertos.

 

VACÍO (PIEDRA ENAMORADA)

 

La piedra enamorada

En silencio

Es como el pájaro que nos escucha

Pero ya no soporta nuestro ruido

Y el pájaro se va con su nido a cuestas

Mirándonos con desdén

Desde el cielo

Ve la piedra por última vez.

3 POEMAS DE RUBEN WC GIRALDO

foto ruben

Ruben Wc Giraldo

1996.
Nació en Tulua Valle, pero esto no es relevante, es estudiante de lic. En Ciencias Sociales de la Universidad Pedagógica Nacional, publicó en el 2017 su primer libro poemario con Ediciones con Tinta Ebria, llamado Ángeles Rojos dedicado a los amigos y al Wiskey de 5 mil pesos, el libro más vendido en las bodegas de la 13, actualmente es educador popular en la localidad de Suba Bogotá donde reside actualmente, ha participado en uno que otro concurso, pero no ha ganado más que los abrazos de sus amigos y de la vecina que cree que es un buen tipo porque le hace los mandados y le regresa la vueltas completicas.

 

Naturaleza Deseante

Hay que saber respirar,
la cálida verdad de lo establecido,
trampa invisible de las masas morrongas,
a punto de hervir cuando un niño diga la verdad
la verdad de los poderes y la naturaleza deseante.

II

Seremos niños salvajes en la tierra cuando los muertos no puedan con nosotros
cuando el amor no pueda con nosotros
cuando las leyes ni la ciencia pueda con nosotros
el mundo no será nuestro, seremos del mundo… De nuevo

III

Mi cuerpo es la idea del plagio genético
de un dios que no existe
mientras mi pie se desgasta quemando gasolina
mis manos se intoxican con la luna cardiaca
mi corazón se clausura por salubridad
-las cucarachas se comían otras más pequeñas-

IV

Debemos saber que todo cambia
lo que se transforma también cambia de lugar.
Lo radical es el chisme de la inconciencia social
es la mentira gigante del miedo
lo que no cambia se pudre en el tiempo
el policía que se pensiona jamás deja de ser un policía.

V

Nos hicieron creer lo que querían
queríamos irnos lejos
nos hicieron odiar las despedidas
cuando me dicen:
“estamos entre la espada y la pared”
recuerdo que la espada siempre es mía.

La muerte de un dios

La serpiente fósil despierta
La montaña aún espera despertar
ella tan gigante y tan sabía que se queda quietecita.
La casa entre las montañas
arde porque un dios ha muerto.
Él
su vitalidad no es física
está en su virtud.
El amor siempre estuvo
el espacio era gigante y nada lo satisfacía
cayó en el placer de la palabra
su carne envejeció
la decepción de sí mismo era inminente.

Igual que los serafines
que renuncian al celestial terreno
renacerá entre las gentes de la ciudad
y será tratado como un loco alcohólico,
melancólico y bucólico.

 

Un buen final

 

Para un buen final, un relajado comienzo.

si no hay tentación, no hay nada.

si no existe el humo no se piensa nada.

el carnaval y la masacre escriben los recuerdos que llegan

con las arrugas de un viejo,

las palabras no están llegando y yo no voy a ningún lado.

Hoy he sido vaciado, y las risas son mi única respuesta.

Los viejos frente al árbol y bajo la sombra

hablan de un próximo licor,

de sus promesas familiares

en contra de su decisión de un nuevo amor.

Amigo ven,

mira lo que pasa a unas cuadras y observa lo ligero de una nube

la palidez de un domingo a punto de derrumbarse.

3 POEMAS DE MARIELA CORDERO

Fotonov

Mariela Cordero

Abogado, Poeta, Escritora y Artista visual. Tercer Premio de Poesía Alejandra Pizarnik  Argentina (2014).  Primer Premio en el II Concurso Iberoamericano de Poesía Euler Granda, Ecuador (2015). Segundo Premio de Poesía Concorso Letterario Internazionale Bilingüe Tracceperlameta Edizioni, Italia (2015) Premio Micropoemas en castellano del III concurso TRANSPalabr@RTE 2015, España. Primer Lugar en Concurso Internacional de Poesía #AniversarioPoetasHispanos mención calidad literaria,España 2016. Tercer Premio de Poesía Concorso Letterario Internazionale Bilingüe Tracceperlameta Edizioni, Italia (2017

 

La otra mitad de las llamas

 

Sueñas con extraer

nada más

que la tibieza de la combustión

aspiras conservar

sólo

la embellecida quemadura

que haga gozar al tacto

del ojo.

 

No deseas poseer

la otra mitad de las llamas.

 

Huyes del incendio total

que  devasta y  transforma

todo vaivén en piedra molida

todo amor en amnesia

todo corazón

en cenizas.

 

Entregarse

 

Entregarse

como una historia que se derrite

exponer

la arruga y la cicatriz

revelar también

la sonrisa contundente del cuerpo

dar de beber el agua turbia del corazón.

 

Entregarse

descalzo

 

sin más atavío que el  candil

de los ojos indomables,

puro

como quien se entrega

 

a la muerte.

 

Alguna vez seguiste el curso de las jaurías

 

Alguna vez seguiste el curso de las jaurías

guiado

por aquel olor a surcos

poseído

por el mareo

que se derramaba sobre la multitud.

 

Ciego

aprendiste a morder

y a desgarrar como los otros.

El amanecer

rasgó el velamen

menguante

de la noche

para ofrecerte un horror

recién nacido.

 

Mataste a los tuyos en la oscuridad

tú eras parte

de lo débil que devorabas

tú eras

la presa.

3 POEMAS DE ANTONIO ACEVEDO LINARES

11244924_10153346225484255_8290148426591782336_n

Antonio Acevedo Linares

Antonio Acevedo Linares (El Centro, Barrancabermeja, Colombia, 1957).Poeta, Ensayista y Sociólogo.Profesor universitario. Magíster en Filosofía Latinoamericana con especialización en Educación Filosofía Colombiana de la Universidad Santo Tomás y especialización en Filosofía Política Contemporánea del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia. Diplomado en Gestión y Administración Cultural,Gobernación de Santander-Corporación Interamericana de Educación Superior. Diplomado en Derechos Humanos y Resolución Pacifica de Conflictos, Universidad Industrial de Santander. Ha publicado los libros de poesía y ensayos: Plegable # 1 (Poesía), 1987; Arte Erótica, 1988, Plegable # 2 (Poesía) 1990, Plegable # 3 (Poesía) 1994, Sociedad de los poetas,1998. Plegable # 4 (Poesía) 1999. Los girasoles de Van Gogh, Antología poética, 1980-1999. Vol.1, 1999, Plegable # 5 (Poesía) 2000, Plegable # 6 (Poesía) 2001, Poesía de viva voz (CD) 2004, Atlántica, Antología poética, 1980-2004. Vol.2,2004, En el país de las mariposas, Antología poética, 1980-2007. Vol.3, 2007, Por la reivindicación del cuerpo y la palabra, (Reseñas criticas) 2008.La pasión de escribir ( artículos, ensayos y entrevistas poetas y escritores colombianos)2013.La poesía está en otra parte, 2016.

 

ORACIÓN AMOROSA

 

Amor mío que

estás en mi cielo

amoroso sea tu nombre

déjame entrar en tu reino

amémonos a nuestra

voluntad así en los días

como en las noches

dame los besos y caricias

y rosas y abrazos de cada día

perdóname los olvidos

como también perdonamos

a los que nos olvidan

déjame caer en la

tentación de tu cuerpo

y librémonos de la muerte

del deseo y el amor.

 

JUSTICIA POÉTICA

 

Por los innombrables

por los que se guardan

un minuto de silencio y luto

por los que no pasan

por el ojo de una aguja

por las victimas del amor

y sus suicidas por los derrotados

de la lluvia por los que no ofrecen

su otra mejilla por los que derraman

su sangre fresca por los estigmatizados

del odio por los criminalizados

de la justicia por los damnificados

de la tierra por los enamorados

de la vida por los humanos derechos

restituidos por la redención del cuerpo

y la palabra por el desarme de la muerte

por la justicia y reparación de victimas

por la reivindicación de la poesía

y el amor por los dioses que no

amenazan con el cielo o el infierno

por la defensa de la rosa

por el fuego de las palabras

y tu cuerpo por la justicia poética

aquí y ahora en nuestra vida

y en nuestra muerte.

 

EPIGRAMA

 

Al amarte yo a ti no me perteneces

como al amarme tú a mí no te pertenezco

tú te perteneces a ti misma

como yo me pertenezco a mí mismo

no eres mía porque te ame

ni tuyo porque me ames

somos de los dos porque nos amamos.

3 POEMAS DE PAULA ANDREA ALTAFULLA DORADO

PAULA

Paula Andrea Altafulla Dorado

Bogotá D.C.

Politóloga y Magíster en Literatura y Cultura. Se desempeña como investigadora y docente en el Instituto Caro y Cuervo. Su primer libro de poemas, Del tiempo al caos, fue publicado en 2009 por la editorial Catapulta. Los presentes textos hacen parte de la serie Poemas peregrinos.

 

ANOTACIONES PARA UN ANTIPOEMA

 

No sé a qué he venido, pero aquí estoy.

Sin tanta parafernalia llegué a este mundo;

de niña no fui tan hermosa ni inteligente.

Conocí el amor y no volvía a ser la misma;

mis constantes borracheras y peleas

me llevaron a un abismo

del que sólo la muerte de mi madre logró sacarme;

me convertí en persona grata para los otros,

de solitaria pase a tener amigos;

sin embargo, la amistad nunca ha sido fácil

por eso a veces cuando llego todos ya se han ido.

 

Rechazo la hipocresía,

el machismo de los hombres

y la envidia de las mujeres.

La falta de honestidad y los simulacros sociales;

poca es la gente en quién confío

y la frivolidad que reina

hace difícil mostrarse vulnerable.

 

Me siento extranjera en mi propia tierra,

abyecta en mi clase social,

ajena en mi oficio.

Soy de esa clase de seres que no cuadra,

y además, ser trágico hoy es ridículo.

Hago pactos tácitos con la sociedad en Facebook,

aun así sé de la hipocresía,

del desfase entre el mundo y los valores auténticos,

del maltrato que se ejerce en función del prestigio

o del dinero.

 

No he podido superar la ruptura del Modernismo:

me resisto a que todo pueda ser negociado.

Mas a estas alturas he vivido ya todas las crisis:

La del arte, por su ineficacia sobre un cambio de valores;

la de la poesía, por su inoperancia ante tanto sufrimiento humano;

la de las humanidades, por su inutilidad ante una sociedad injusta.

Así, ya me adiestré en el fracaso

por eso descreo del éxito.

Hoy solo imploro no estar enferma de nada.

 

QUISIERA NO TENER NOMBRE

Si me nombras me niegas

Kierkegaard

 

 

A veces quisiera no tener nombre,

que mi vida no tuviera convenciones.

Mas soy Paula,

y mi vida parece contenida allí.

Si algo soy, es eso:

mi nombre;

como decir piedra  o colibrí.

 

Es extraño convivir con una presencia

que no soy.

Paula es una disparidad de rasgos

que no llegan a concretar una identidad,

un ser, una verdad.

Es solo un nombre

que fija varios rostros.

 

GRITO

“Existe el derecho al grito. Entonces grito”

Lispector

 

No hay lugar entre estas líneas

para quien nada sabe de artificios,

para quien la vida no es un simulacro:

Aquel que distrae a la muerte

o cruelmente agoniza.

El que mantiene su dignidad en la más

violenta pobreza.

 

Entre estas líneas no hay espacio

para quien realmente sufre.

 

Es un grito el que lanzo,

mas no llega,

no sana      no sirve.

 

3 poemas de María Isabel Vega

IMG_9495

Licenciada  en Idiomas, apasionada  por la música y las letras, realizó desde temprana edad estudios de piano y de canto,  perteneciendo por más de una década a grupos corales líricos. Su inclinación a la literatura la llevó a incursionar en el campo de la poesía contando con algunas obras inéditas.  Los últimos cinco años los ha dedicado a recopilar sus escritos  que narran experiencias personales de vida. Su obra Sin Sentido, refleja la complejidad de los sentimientos humanos y su reivindicación a través de la reflexión y la esperanza.

 

Casi

Pude haber sido y no fui

Pude haber ido y me quedé

Pude contestar y callé

Pude ser real pero me disfracé

Casi justa

Casi humana

Casi todo, Casi nada

Amarte fue lo único que hice bien

 

Encuentro

Juego de sombras

Bailando al compás de mis deseos

Cierro los ojos

Vuelvo a sentir

Cuerpo sin tiempo

Piel sin huella

Alma libre en horas vespertinas

Fascinante encuentro en soledad

 

A la hora de dormir

En verdad te creíste el cuento?

Cándida niña alimento de lobos

Cuerpo grácil y liviano

Adelantada aprendiz de amante

Dulces palabras lograron tu entrega

Se te fue la vida jugando

Eterno vacío de quien algo más espera

Camino incierto y austero

Dulce niña, cierra los ojos

Y entrégate de nuevo